Damián Quintero y Sandra Sánchez se entrevistan en MARCA antes del Europeo

Un kárate en pie de guerra afronta el Europeo en Guadalajara
Un kárate en pie de guerra afronta el Europeo en Guadalajara

Ambos son favoritos a revalidar el oro continental en katas

Sandra Sánchez y Damián Quintero se conocen desde hace más de 20 años. Desde este jueves se suben al tatami para disputar el Europeo de kárate en Guadalajara. Ambos son favoritos a revalidar el oro en katas. Sandra admira la seguridad de Damián. “Yo soy un flan”, confiesa. Quintero alaba la constancia de su compañera.

P Damián Quintero. ¿Le haces katas a Jesús [seleccionador y marido de Sandra] en casa?

R Sandra Sánchez Sí, es muy friki. En vez de ver la tele, se sienta en el sofá y me dice: “Haz unos katas”. Me tiene como un payasete [se ríe].

S.S. ¿Y tú le has enseñado karáte a tu chica?

D.Q. Le gusta ir al gimnasio, pero el deporte de exigencia no lo gusta mucho. Me lo piden son mis sobrinos. A uno le dije que saludase y me soltó: “Hola”. Le contesté, “No, como los japoneses” [hace el gesto].

D.Q. ¿Te podrías ganar la vida con otro deporte?

S.S. Siempre se me han dado bien todos los deportes, menos el tenis. Me hubiera gustado hacer gimnasia.

D.Q. A mí, fútbol. Si hubiera sido igual de bueno que en el kárate, no te digo en un Barcelona o Madrid, pero quizá en el Málaga me hubieran hecho un huequito.

S.S. ¿Qué es lo que más te saca de quicio de Jesús?

D.Q. Yo no llego tarde en mi vida, Jesús a veces llega al límite de la puntualidad. O 15 minutos antes te cambia la hora de venir. Eso me pone de los nervios [se ríe], pero él nos está dando todo. Nos hacía falta en el equipo alguien tan currante.

D.Q. ¿Qué locura has hecho por el kárate?

S.S. La primera vez que fuimos a entrenar a Japón, íbamos bastante justos de dinero. Nos pasamos un mes comiendo vasitos de arroz y noodles. S.S. ¿Han faltado tus padres a alguna competición?

D.Q. Van a todas. Mi madre falló en 2004 ó 2005 un Campeonato de España universitario en Pamplona entre semana. Es odontóloga y no pudo cerrar la consulta. Quedé campeón y, como en esa época no existía whatsapp, mi padre se lo contaba por móvil en cada ronda.

D.Q. Durante todos estos años, ¿cuántas veces te han dicho que mejor te dedicases a otro deporte? ¿Y tú que les contestabas?

S.S. Con la edad me decían que lo hacía bien, pero que no tenía el suficiente nivel. para poder estar en el equipo nacional. No contestaba, pero que me quedaba con las ganas. La respuesta se daba trabajando y dejando que todo llegara. No hace falta perder tu lugar. Sin decir nada se dice mucho más.

S.S. ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado en la vida?D. Q. Me lo dieron mis padres: Ser yo mismo. Tener personalidad, no dejarte pisotear ni creerte más que nadie.

D.Q. ¿Qué te gusta hacer la noche antes de competir?

S.S. Desconecto con un libro o algún capítulo de una serie. Ahora estoy con El mundo amarillo’, de Albert Espinosa.

D.Q. ¿Con qué edad y qué palmarés tenías cuándo ganaste tu primer dinero en karate?

D.Q. Fueron 30 euros.Era juvenil, tenía 15 años y fue la primera vez que me llamó la selección española para entrenar con la absoluta. Me dieron un sobrecito, vi el dinero, llamé a mi padre.Creo que me lo gasté en cromos [se ríe].

S.S. ¿A qué te dedicarás cuando dejes el kárate?

D.Q. Podría volver a la Ingeniería o algo relacionado con la Gestión Deportiva. No me veo otra vez en una oficina, con un ordenador delante dándole al Excell, tampoco como entrenador, no me gusta mucho enseñar. Me veo más en la gestión entre el deportista y la Federación.

S.S. A mí sí me gustaría seguir enseñando el karate. No sé si en España o en otro país, pero espero que aquí me valoren.

D.Q. Llevas en el podio desde enero de 2015. ¿Ya no te vas a bajar hasta Tokio 2020?

S.S. Ojalá lo consiga pero llegará un momento en el que un campeonato no salga bien y no significará nada. Pero si no se rompe la racha, por lo menos que siga también enTokio. Es bonito porque el trabajo de Jesús recibe su recompensa.

S.S. De tus 20 medallas europeas, ¿cuál te hace más ilusión?

D.Q. El primer oro individual (2013). Ahí empezó mi escalada. Espero ganar el sexto, pero tampoco me quita el sueño. Al final el objetivo que tenemos los dos es llegar a Tokio y disfrutar de esa experiencia con una medalla.

D.Q. ¿Qué piensas cuándo escuchas París 2024?

S.S. Hastag #karateolimpicoaparis2024. Es un cúmulo de sensaciones por no haber tenido explicación, de impotencia porque tenemos claro que nos merecemos estar y no nos han dejado ni estrenarnos y que de alguna manera queremos una explicación del porqué.

D.Q. Ha sido una ‘putada’.

marca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*