Lucía Herrero Valcarce sigue haciendo historia en el karate valdeorrés

Lucía Herrero Valcarce sigue haciendo historia en el karate valdeorrés
Lucía Herrero Valcarce sigue haciendo historia en el karate valdeorrés

La deportista y sus tres compañeros del Centro de Alto Rendimiento de Pontevedra participaban este fin de semana en la Liga Mundial Júnior de Karate en Chipre

La pequeña de una familia de deportistas de élite, participaba este pasado fin de semana en la Liga Mundial de Karate Júnior, un grado competitivo al que ningún karateca valdeorrés ha llegado. Hasta ahora.

Junto a sus inseparables tres compañeros de competición, Victor Mayo, Nicolás Pinaque y Lucía Guerrero, los mismos que cada día la acompañan en sus entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento, CAR, de Pontevedra, emprendía esta valdeorresa el viaje a Limasol, Chipre. La aventura comenzaba entonces, mucho antes de pisar el tatami: los cuatro karatecas viajaban sin coaches, sin entrenadores, con la única compañía de la madre de uno de ellos, la de Nicolás Pinaque, que paradójicamente sí es miembro de la selección española.

Competir de esta forma, sin una apoyo en la pista, obliga al deportista a estar no sólo concentrado en su actuación, sino en el desarrollo completo del campeonato. «En este tipo de competiciones es donde se aprende más porque, entre otras cosas, estás tú sólo, calientas solo, te informas solo – y en inglés – y tienes que estar pendiente de todo», cuenta Lucía desde Limasol.

Las dificultades han hecho más enriquecedora, si cabe, esta experiencia. «Estoy muy contenta de lo que he hecho» cuenta, y además «me llevo muy buenas sensaciones para casa». En esta ocasión no ha habido final ni pódium, pero «la aventura me ha encantado y espero repetir pronto», afirma.

El nivel competitivo, altísimo. Los mejores karatecas Júnior se daban cita en Limasol, y Lucía salió al tatami guerrera, como acostumbra. Las anticipaciones entraban una detrás de otra y cada vez se sentía más cómoda. Los nervios de un combate que fue suyo desde el primer tsuki, hacían que cometiese alguna falta en la recta final, pero lo concluía con un 3-0 frente a la suiza, que tuvo la mala suerte de encontrarse con la garra de nuestra karateca en primera ronda.

Y todo ello sin coach, con la única referencia que llegaba a través de los gritos de sus compañeros desde las gradas. «¡Lucía tranquila!», «¡Sigue así, igual!», «¡Venga que ya lo tienes!», le jaleaban.

En segunda ronda, Lucía se enfrentaba a una contrincante francesa que lograría vencerla con un resultado de 0-4, que no reflejó realmente el trabajo realizado por la deportista barquense. Aquí terminaba su competición pero no su sueño, del que ha vuelto encantada y con una maleta llena de experiencias vividas, «errores de los que aprender», y muchas más ganas de seguir progresando. Y dando motivos suficientes para que el karate continúe su carrera hacia el olimpismo.

somoscomarca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*