Cristina Ferrer

Ferrer: «Más que una actividad profesional, el kárate es para mí una forma de vida»

La luchadora del Samyd disfruta ya en casa de su éxito en Madrid, tras colgarse una medalla de bronce por equipos de carácter mundial

Después de aterrizar al mediodía de ayer en un vuelo procedente de la capital de España, la karateca del club Samyd, Cristina Ferrer, se mostró «contenta» y «muy satisfecha» con la medalla de bronce por equipos, un premio colectivo que se certificó con la victoria española frente a Irán por 0-2 y con el que la ibicenca pudo compensar así la decepción personal que sufrió en el torneo individual, en el que se quedó sin opciones de acceder al podio.

«Estoy muy contenta por este resultado y muy satisfecha por haber conseguido esta medalla porque siempre se va con la ilusion de lograrla, aunque realmente es superdifícil. No bajarse del cajón es superimportante porque es algo muy complicado. Han competido un total de 139 países y todos casi al mismo nivel, ya que no es como hace veinte años, cuando había 15 ó 20 equipos que partían la pana», destacó, exultante y feliz, la deportista pitiusa, que ha logrado repetir éxito otra vez a nivel mundial con la selección sénior femenina de kárate, con la que ya alcanzó el subcampeonato por conjuntos en la última cita mundialista, celebrada en Linz (Austria) en 2016.

Una vida por y para el kárate

A sus 30 años, Cristina Ferrer ha tenido el privilegio y el honor de saborear las mieles de esta exitosa cita mundial como un nuevo premio a la constancia y al pundonor que siempre se ha empeñado en demostrar a lo largo de su portentosa trayectoria deportiva. La luchadora sanantoniense, que comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo de las artes marciales en su más tierna infancia, señaló al respecto: «Empecé a practicar kárate con siete años de edad. Llevo 23 años dedicándome por completo a esta discipina, tanto en la faceta de deportista como en la de profesora instructora. Más que una actividad profesional, el kárate es para mí una forma de vida».

Ver vídeo

Sin embargo, la karateca del Samyd matizó que superar las muchas adversidades con las que se ha encontrado y triunfar en las competiciones «no ha sido para nada fácil». «Llegar hasta donde me encuentro ahora mismo ha sido un camino muy largo. Al final, cuando te metes en la parte de instrucción y te involucras más es algo que forma ya parte de tu vida. Aunque no estuviera compitiendo hoy en día seguiría haciendo kárate porque es una consecuencia a tantos años dedicándome a él en cuerpo y alma», declaró Cristina Ferrer, quien añadió: «Tengo la suerte de que ambas facetas, la deportiva y la de instructora, me encantan».

Precisamente, como deportista consagrada en la élite y capaz de triunfar al máximo nivel tanto en el ámbito nacional como mundial, a la hora de impartir a sus alumnos su experiencia y todos sus conocimientos, Cristina Ferrer indica: «Siempre intento que mis alumnos obvien los resultados y que disfruten del kárate día a día. Lo más importante es que se sientan bien, inculcarles que sean buenos compañeros y que traten de dar lo máximo de ello mismos. Lo que ya venga después es algo que cada uno tiene que aprender a ir asimilando a su manera personal, pero dentro de las clases sólo les pido que se esfuercen por dar lo mejor».

Una táctica de lo más personal

Dada su amplia experiencia en competiciones internacionales y ante rivales de talla mundial, Cristina Ferrer ha ido desarrollando un método muy personal y particular para «alcanzar» plenamente la concentración y poder afrontar sus combates con plenas garantías de éxito. En este sentido, la luchadora ibicenca detalla: «Cuando peleo bien, normalmente tengo la mente en blanco, que es lo que se suele buscar tanto en el kárate como en otros deportes. Si no lo consigo, instantes antes del combate me meto tres palabras clave en la cabeza que me repito constantemente una y otra vez hasta que finaliza la lucha. Además, siempre intento focalizarme en la pelea, trato de estudiar los dos o tres puntos débiles que puedan tener las rivales y cómo puedo ganarles».

Reto de futuro: Tokio 2020

Tras la consecución de ese meritorio tercer puesto por conjuntos en esta última cita mundial, Cristina Ferrer calificó de «positiva» su temporada en este 2018, pendiente aún de cerrarla el próximo mes de diciembre en Shanghái (China), en la última cita del año de la Liga Karate 1-Premier 2018.

«Creo que he acabado muy bien la temporada, compitiendo a buen nivel y muy contenta», valoró la ibicenca, que ya piensa en sus nuevos retos de cara al futuro: «Todo el mundo me habla de las Olimpiadas, pero no quiero entrar en el tema. En kárate nos lo han puesto muy complicado y prefiero ir parte por parte porque al final cada campeonato nos va a sumar para poder llegar a Tokio 2020».

Así las cosas, al hablar del potencial del combinado español y de sus opciones de asistir a los próximos Juegos Olímpicos, la karateca ibicenca señaló: «Creo que estamos superbien de nivel, aunque siempre se quiere más. Acudir a los Juegos Olímpicos sería el mejor colofón a mi carrera, es algo que me encantaría. Desde pequeña soy una deportista nata y siempre que he visto el desfile inaugural de unas Olimpiadas se me saltan las lágrimas por querer estar allí. Participar es una cosa que aún veo lejos, pero la ilusión es total y la sigo teniendo ahí dentro, por supuesto», recalcó, hipermotivada, la representante del club Samyd.

 

 

 

diariodeibiza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − trece =