[CERRAR]
¿Conoces nuestra escuela de arbitraje?
¿Conoces nuestra escuela de arbitraje?
9 diciembre, 2021
Sandra Sánchez: «Yo le cuelgo la medalla a mi madre porque ella es más que un oro olímpico»

Sandra Sánchez: «Yo le cuelgo la medalla a mi madre porque ella es más que un oro olímpico»

Sandra Sánchez: «Yo le cuelgo la medalla a mi madre porque ella es más que un oro olímpico»

0
(0)

La medallista olímpica ha agrandado más su leyenda en Japón. Como deportista y mujer, nos habla de sus sueños

Confiesa que el pasado 5 de agosto, día en el que ganó el oro en la modalidad kata en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, no solo significó una celebración para toda España, sino también para su familia y su marido y entrenador, Jesús del Moral, con quien curiosamente se casó un 5 de agosto, con vaqueros, en una ceremonia sencilla en el Ayuntamiento de Talavera de la Reina. Así que Sandra Sánchez espera —responde entre risas— en los próximos días, lejos de las cámaras y la prensa, poder festejar los cinco años que llevan juntos de viajes, entrenamientos y complicidades que han culminado con la medalla de oro.

Para conocer a Sandra y saber cuáles son sus proyectos para los próximos años, hemos hablado con ella, que nos atiende con la alegría de siempre y el entusiasmo que la envuelve. La campeona afirma que apenas han tenido tiempo de celebrar sus años de matrimonio, aunque insiste en que la medalla fue una señal especial y «el mejor regalo para nuestro aniversario». Así, —cuenta— tras ganar ante la japonesa Kiyou Shimizu tuvo que atender a los medios de comunicación y la fiesta quedó pospuesta.

Un aniversario con medalla

«Llegué a la villa olímpica como a las tres de la mañana. Jesús se había tenido que ir un poquito antes porque quería descansar, ya que debía volver a las seis de la mañana al pabellón porque competía Damián Quintero (medalla de plata), del que es su entrenador», señala. «Cuando entré en mi habitación, en silencio e intentando no hacer ruido para no despertarle, me acerqué a él y le susurré al oído: ‘Jesus, te quiero mucho. Hemos ganado. Buenas noches’», evoca con voz baja, como intentando describir ese momento.

A la mañana siguiente —rememora— y mientras Jesús, su marido, se dirigía hacia el pabellón con Damián, ella se quedó descansando y repasando el día de su boda, cuando entraron cogidos de la mano en el consistorio para «darse el sí quiero». Tras la ceremonia, se fueron con su familia a festejar la boda en el restaurante Sushi Do, propiedad de quien fue su maestro de karate en Talavera de la Reina. «Voy allí cada dos por tres porque se come el mejor sushi de mi ciudad».

A sus 39 años, con esta medalla, Sandra Sánchez pone el colofón a su palmarés y agranda su leyenda como la mejor karateca del mundo, con cerca de 80 medallas en su trayectoria, aunque reconoce que «un día me voy aponer a contarlas. Nunca lo he hecho, hay 55 medallas internacionales pero son muchas más porque he concurrido a muchos campeonatos». Reconoce que algunas se las ha regalado a sus sobrinos, los tres hijos de su hermano Paco, agente de policía nacional que trabaja en la Ciudad de la Cerámica.

Si llega el momento, ¿se ha planteado ser madre?

Claro que esto ha pasado por mi cabeza. Es verdad que con los Juegos Olímpicos lo he dejado un poco en «stand by». Dejas esa carpeta cerrada en tu cabeza. Ahora tengo el Campeonato Mundial de Karate Dubai 2021 (en el mes de noviembre), pero cuando todo pase, volveré a abrir esa carpeta y veré qué pasa con mi vida.

Si le pido que se defina como persona, ¿qué me diría?

Es difícil definirme. Soy alegre, pizpireta, soñadora y llevo conmigo una pequeña duende divertida, aunque también tengo mala leche. Lo tengo que decir. Hace falta tenerla para poner esas caras que dicen que pongo cuando compito. He luchado duro durante mucho tiempo, a base de sudor y sufrimiento para llegar hasta aquí.

También ha llegado hasta aquí gracias al apoyo de toda su familia. ¿Cómo están ellos tras su triunfo?

Diría que disfrutando de esto más que yo (risas). Es verdad. Me siento super orgullosa porque veo a mis padres tan felices y todos los vecinos les paran y, cuando van al pueblo, veo que se les hincha el pecho y presumen de hija. Lo disfrutan tanto porque saben todo lo que hemos vivido. Las veces que mi padre me habrá llevado a campeonatos y nos hemos vuelto en el coche: «Anda, otra vez hemos perdido. No pasa nada. Será la próxima vez». Así que ahora les llegó el momento de la alegría y de presumir. En cuanto a mi madre, que ya se recuperó (de un cáncer que afrontaron juntas), pues imagínate que habiendo vivido esa situación tan difícil es bonito que viva este triunfo. Que mi madre me vea con una medalla olímpica, eso la emociona. Yo le cuelgo la medalla a ella porque para mi, ella sí que es una campeona y es mucho más que un oro olímpico.

¿Qué sensaciones le quedan a Sandra tras el oro conquistado?

Una sensación de felicidad, de tranquilidad interior y de ganas de encontrar la forma de agradecer a la gente tanto cariño. Si me tengo que quedar con un momento de ese día, quizá me quedaría cuando me abracé a Jesús. Recuerdo sus lágrimas porque él lo ha sufrido tanto como yo. Jesús es el hombre que está en la sombra, planificando para que todo salga bien.

Cambiando de tema, si le pido que me describa su llegada a Talavera de la Reina, ¿cómo lo haría?

Fue un momento super bonito, muy emocionante, emotivo y, al mismo tiempo, con sorpresa. Sabía del cariño que la gente me tiene, pero aún así me sorprendió ver a tantas personas esperándome. La ilusión y la emoción con la que me cuentan cómo vivieron la final. Todo eso me sigue emocionando.

¿Cuál fue el primer obsequio que recibió en Talavera?¿Lo recuerda?

Fueron tantas cosas. Recuerdo que llegué en coche a donde yo vivo y todos los vecinos me estaban esperando. Me regalaron una placa, una cesta de frutas. Todo fue increíble. Fíjate que yo vivo a las afueras de Talavera y la gente estaba allí. No se movieron. Fueron tantas emociones que me cuesta describirlo. En esos momentos te explota el corazón, como yo digo.

Usted ha llevado el nombre de su ciudad por el mundo entero.

Es que al final somos lo que somos siempre (risas) las 24 horas al día. Y Talavera son los talaveranos, son las vivencias, los vecinos, los amigos, las personas con las que hemos crecido desde pequeños. Entonces, Talavera es todo eso. Siempre hay que estar con la gente porque ellos siempre me entregan esa energía y su cariño. Y aquí soy talaverana las 24 horas del día, como karateca, como deportista y como persona.

La gente que la conoce afirma que usted es una persona muy asequible y agradecida. ¿Es así?

No sé si es así. Lo que siento es que es muy bonito que te admiren y te quieran por algo que has hecho a través de tu trabajo, de tu esfuerzo, de tu entrenamiento diario, pues te hace sentir bien. Quiero decir a mis vecinos, a los talaveranos y a todas las personas que me han apoyado, que no se preocupen, que yo me quedo el tiempo que haga falta para hacerme fotos con todos. Es la única manera que encuentro para agradecerles todo lo que ellos me han dado y me siguen ofreciendo.

¿Qué le dice a esa gente que ha sentido su triunfo como si fuera suyo?

Les digo gracias en mayúsculas y en luminoso. Con corazoncitos. Como he explicado, no encuentro las palabras ni la manera de agradecer a la gente todo el cariño que me dan. En Japón no había público, pero llevaba en el interior, en esa mochila invisible, toda esa energía que me estaban transmitiendo, y cuando estaba compitiendo sentí ese calor y escuchaba esos aplausos de la gente que estaba detrás de la pantalla. ¿Qué puedo decir?: ¡Muchísimas gracias!

También mantiene un fuerte vínculo con el alcalde de La Roda, Juan Ramón Amores, y ese municipio la va a nombrar Hija Adoptiva, ¿qué le une a esa localidad?

Juan Ramón ha sido una persona excepcional. El día que le conocí me demostró que se preocupaba por los deportistas de una forma muy humana y siempre nos escribía. Eso hizo que surgiera esa amistad entre nosotros. Por esa calidad humana, ese corazón que tiene, que hace que sea una persona especial. Con el tiempo hemos ido coincidiendo, buscando la manera de encontrarnos. Yo he hecho tantas cosas en La Roda: exhibiciones desde pequeña, preselecciones, entramientos de Castilla-La Mancha. He estado tantas veces allí. Comiendo también Miguelitos de La Roda (risas). Es un lugar donde he vivido muchas experiencias, donde he disfrutado de tantas cosas que Juanra (Juan Ramón Amores)para mí es una persona increíble. Es una persona transparente, un ser especial y le quiero tanto. Sé que van a hacer alguna cosa. Todavía no tengo nada concreto y mucho menos la fecha en la que se va a realizar.

Finalmente, ¿Qué le parece que el karate no esté representado en los Juegos Olímpicos de París 2024?

Es una injusticia. Me produce impotencia y un sentimiento triste porque la decisión se tomó sin haber hecho la puesta en escena en Tokio. Todos los criterios que el COI pide a un deporte, nosotros los cumplimos. Que se practique en todos los lugares del mundo, el número de licencias. No sabemos porqué estamos fuera. No hay nada escrito sobre todo lo que tenemos que hacer para estar dentro y si son decisiones de despacho, no sabes qué hacer como deporte para cambiar esa decisión. Espero que todo lo bonito que ha ocurrido en Tokio y los valores que hemos transmitido de respeto hayan servido de alguna manera para remover esas conciencias en esos despachos y ojalá que el karate pueda tener más oportunidades en los próximos Juegos Olímpicos.

Recibimiento a los tres olímpicos y un espacio dedicado en la Ciudad de la Cerámica

La alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, ha avanzado que la participación de los deportistas Fernando Alarza, Francisco Cubelos y Sandra Sánchez en los Juegos Olímpicos de Tokio ha marcado un hito histórico en la ciudad, por lo que, además del homenaje de toda la ciudadanía a los tres, que se celebrará en el mes de septiembre y que también se inmortalizará en un espacio por determinar el hecho de esta «Talavera olímpica».

De esta forma, al homenaje se sumará está representación fija que guardará para la posteridad la circunstancia de que esta ciudad ha tenido a tres deportistas olímpicos en Tokio 2020. Aunque no se ha decidido si se optará por una instalación olímpica, una calle o avenida o glorieta, la alcaldesa ha adelantado que «tenemos claro que los atletas olímpicos tienen que tener un monumento en la ciudad, para que cada vez que alguien pase recuerde que esta Talavera es olímpica».

Al respecto, Sandra Sánchez explica que le hace mucha ilusión estar junto a Paco Cubelos y Fernando Alarza. «Quiero compartir con ellos la medalla porque muchas veces se da la importancia a la medalla, pero el trabajo que hay detrás, el esfuerzo, el sacrificio es el mismo y a veces esa medalla no llega. Quiero que estemos los tres y podamos disfrutar de ese momento con Talavera», señaló la campeona olímpica.

abc

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

You cannot copy content of this page