Pablo Pereira: “Todo karateca tiene la esperanza de que se pueda revertir la situación”

Pablo Pereira: “Todo karateca tiene la esperanza de que se pueda revertir la situación”
Pablo Pereira: “Todo karateca tiene la esperanza de que se pueda revertir la situación”

El deportista valenciano mantiene esperanzas de que el karate esté en los Juegos Olímpicos de París 2024

El Comité Organizador de los Juegos de París 2024 desestimó a finales de febrero que el karate fuese deporte olímpico en la gran cita deportiva que tendrá lugar dentro de cinco años. Costó muchísimo ingresar en Tokio 2020, pero sin darles la oportunidad de demostrar al mundo de lo que son capaces de hacer se ha tomado una decisión, que salvo rectificación del Comité Olímpico Internacional se hará efectiva.

El karate ha tenido que cambiar muy rápido en los últimos años para poder estar en los Juegos. De modo que esta noticia ha dejado muy tocado a un deporte con más de dos millones de practicantes y que poco a poco se ha ido ganando un hueco en la sociedad. Ante esta complicada situación, hablamos con uno de los grandes talentos emergentes del karate nacional y valenciano, Pablo Pereira Villalobos (1997, Riba-roja deTúria).

“Lo que peor nos sentó a los karatecas es que nos cortasen las alas. No dejarte participar en las siguientes olimpiadas sin haberte dado ni siquiera una oportunidad de demostrar lo que es… fue lo más duro”, explica a YSN. La buena labor por organizar un circuito mundial estaba ofreciendo a los participantes la posibilidad de medirse a los mejores del planeta constantemente.

Suponía un esfuerzo muy grande tanto físico como económico. Al final, el karate no ha sido nunca olímpico y eso se nota mucho en las ayudas que nos puedan beneficiar a los deportistas. Una persona de clase media no puede permitirse gastarse tanto dinero para competir todos los fines de semana en el extranjero. Las ayudas venían muy bien para cualquier deportista”.

Pese al desarrollo de los acontecimientos, Pereira se siente optimista. “Todo karateca tiene la esperanza de que se pueda revertir esta situación porque aun creemos que no está la última palabra dicha. Además hay múltiples federaciones nacionales como la de fútbol, por ejemplo, que ha mostrado su apoyo. Nosotros no queremos pensar que no vamos a estar”.

¿Qué pasaría con las becas?

Si finalmente llega a confirmarse que el karate no estará en París 2024, sería un golpe muy duro para este arte marcial que ha trabajado a destajo durante muchísimo tiempo. “Todo deporte que entra en unos Juegos pega un boom, ya pasó con el taekwondo o el judo. Todo ello nos beneficia a los que formamos parte de este sueño”.

Ante la decisión del Comité Organizador de los Juegos de París 2024 es normal que surjan muchas incógnitas porque es una situación que ha sorprendido a muchísima gente. No hay que olvidar que al conseguir que tu deporte sea olímpico se te abren muchas puertas: becas, interés de los medios de comunicación, mayor conocimiento mediático…

De esta manera, si se siguen a raja tabla las directrices del Proyecto FER o las becas ADO los deportistas que compiten en modalidades no olímpicas dejarían de disponer de ellas. “Resulta muy complicado poder pagarte sin ninguna ayuda todos los campeonatos para poder optar a ir a unos Juegos. Sin las ayudas esto no sería posible”.

Con este apoyo se había dado un gran salto de calidad. “Nunca se ha podido vivir del karate de competición, ahora se estaba empezando a poder vivir. La gente dejaba de trabajar para poder luchar por el sueño olímpico porque esas ayudas te lo permitían. Ahora va a ser muy complicado”.

Crecimiento considerable del karate valenciano

El karate valenciano tiene en el campeón del mundo Pepe Carbonell a su principal estandarte, aunque hay una serie de jóvenes promesas que vienen pisando muy fuerte en las categorías inferiores. Precisamente Pablo Pereira se convirtió en el primer karateca en ingresar en el Proyecto FER gracias a la buena labor que se está llevando a cabo desde la formación en un deporte en auge en la Comunitat Valenciana.

El gran trabajo se vio reflejado cuando su hermana Sonia y Jorge García también ingresaron en este prestigioso proyecto que impulsa la Fundación Trinidad Alfonso. Además los tres forman parte del Club Karate Kenkyo, entrenados por Rubén Rubio.

Las principales citas internacionales están poniendo a prueba al talento valenciano que cada temporada sigue creciendo, como se pudo comprobar hace unas semanas cuando María San Francisco se proclamó campeona de Europa junior en la modalidad de kata por equipos. En esa misma competición Sonia Pereira cedió en tercera ronda, a pesar de su gran preparación.

Precisamente Sonia viene de firmar recientemente la medalla de bronce en la Liga Nacional Sub21 con tan solo 17 años, un resultado que refleja el buen trabajo que está haciendo cada semana en el tatami. “Se está batiendo entre las mejores siempre. Trabaja muy duro y para el Europeo había trabajado más que nunca. Todo lo que ha entrenado le servirá tarde o temprano”, asegura su hermano.

Los valores del olimpismo

Los niños de los padres que han empezado esta temporada a practicar karate se sorprenden de que no haya sido un deporte olímpico previamente. Sin embargo, es una modalidad que sigue en constante crecimiento y que espera poder seguir abriendo centros de entrenamientos como el que ha iniciado Pablo Pereira en Riba-Roja del Túria, bajo el nombre de Kihaku Sport Center.

Inició esta andadura en octubre de 2018 y por ello ha tenido que disminuir su ritmo de competición para poder dar lo mejor de sí mismo en esta nueva aventura, de la mano del Kenkyo, para ofrecer la oportunidad de practicar esta bonita disciplina a más niños. De esta manera trata de poner en marcha los consejos aprendidos por parte de sus maestros Miquel Muñoz, que falleció, y su actual entrenador Rubén Rubio.

El próximo 23 de marzo competirá en el Campeonato Autonómico de Clubes en Alicante y en junio disputará en Campeonato de España de Clubes. Dos oportunidades para poder rendir a buen nivel junto a sus compañeros, con quienes Pablo participará en kumite senior.

El objetivo principal que se marca es reencontrarse consigo mismo y rendir al mejor nivel posible. “Quiero dar mi 100%, salir al tatami y hacer todo lo que sé”. En los últimos meses también ha dado un cambio en cuanto a su peso al pasar de competir en menos de 67kg a hacerlo en menos de 75kg, de modo que le llega una nueva etapa en su trayectoria.

Su labor de profesor y deportista sobre el tatami la compagina con el Grado en Derecho porque asegura que quiere ser abogado, una profesión que le apasiona desde pequeño. Su gestión del tiempo será una vez más fundamental para poder llegar a todo porque él no tiene límites y es consciente de que la lucha por estar en París 2024 sigue abierta.

yosoynoticia

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*