Damián Quintero, Sandra Sánchez y el equipo masculino de katas, plata en París

Damián Quintero, Sandra Sánchez y el equipo masculino de katas, plata en París
Damián Quintero, Sandra Sánchez y el equipo masculino de katas, plata en París

Damián Quintero y Sandra Sánchez siguen con paso firme su camino hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en los que el kárate se estrenará. Este domingo, los karatecas españoles conquistaron dos medallas de plata en el Open de París, la primera prueba en la que se ha aplicado la nueva normativa de este deporte de cara a la cita olímpica.

Damián Quintero volvió a estar en la final de París, en la que sólo cedió, como ya ocurrió en el Mundial de Madrid, ante el japonés Ryo Kiyuna, que se impuso por cuarta vez en la capital francesa al obtener la mayor puntuación (26,32). El subampeón del mundo, esta vez, no tuvo que esperar a ver el color de las banderas que levantaban los jueces para saber el ganador de la final, sino la puntuación de su rival, que compitió tras él. “Ha sido un poco extraño, la verdad. Hay cosas que me han gustado y otras no. Por ejemplo, en cuanto a realizar en un mismo días sólo tres katas, se nota mucho que la exigencia física no es tan grande como antes, que con las eliminatorias hacíamos cinco en un día. Pero me ha gustado el área de competición, que se ve muy limpia, sin los cinco árbitros en las esquinas y cobra bastante protagonismo el competidor, que es lo importante, que se vea al deportista bien haciendo el kata”, ha explicado a MARCA desde París.

Se ha perdido bastante espectacularidad, sobre el momento de tensión que había antes esperando las banderas”

Damián Quintero

“Pero, por otro lado, es un poco extraño ver un panel arbitral delante y al girarte al lado contrario para hacer el kata, que no haya nadie. Parece que no te ven la técnica. No sé si se recorta tiempo respecto a antes pero creo que se ha perdido bastante espectacularidad. Se pierde el momento de tensión que había antes esperando las banderas para ver quién gana. Hoy, cuando he hecho la final ante el japonés, he salido el primero. He cometido un par de errores, no ha sido mi mejor día. Después me han dado mi puntuación, luego ha salido él y al acabar han dado la suya. Quizás habría que esperar a que acaben los dos finalistas y puntúen a ambos a la vez”, añade.

39 medalla consecutiva de Sandra Sánchez

En categoría femenina, el oro fue para la japonesa Kiyou Shimizu, a la que Sandra Sánchez derrotó en la final del Mundial de Madrid. La número 1 del mundo tuvo que conformarse esta vez con subir al segundo cajón del podio al obtener una puntuación de 25,2 por los 26,14 de la japonesa. Es la 39 medalla consecutiva de la española, que no se baja del podio desde 2015. Los bronces fueron para la italiana Viviana Bottaro y la japonesa Hikaru Ono.

Es difícil saber cuánto vale una falta, un desequilibrio… Para cada árbitro puede tener un valor diferente”

Sandra Sánchez

“Como espectador muy difícil de seguir con la nueva normativa. Era la primera vez y creo que a nivel de pantallas y visualización se mejorarán cosas. Como competidora, he tenido menos tensión y más tiempos de descanso…pero bien. Creo que hay que adaptarse. En cuanto a la puntuación, es difícil saber cuánto vale una falta, un desequilibrio, etc… Para cada árbitro puede tener un valor diferente, al mismo tiempo creo que llegan los mejores, se evita que por sorteo queden liguillas muy cargadas y otras no”, reconoce Sánchez a MARCA.

“Y si analizamos un poco las puntuaciones se ven casos en los que en un grupo de ocho, un árbitro da la misma puntuación a 5 personas o que un competidor para un arbitro es el mejor de los ocho y para otro, el peor. Es difícil de entender. Son cosas que hay mejorar”, agrega la talaverana.

Sabor agridulce para el equipo masculino

En la final masculina de katas por equipos, España (Jose Manuel Carbonell, Francisco Salazar y Sergio Galán) se tenía que haber medido a Kuwait pero una lesión de Pepe Carbonell en el hombro -se le salió el martes mientras se entrenaba en el CAR de Madrid- hizo que el equipo español decidiera retirarse. “Lo hemos estado intentando hasta el último momento. En el Kata más o menos, pero en el bunkai (aplicación) no podía soportar el dolor y hemos preferido reservar y que no empeorase más y así poder estar recuperado para Dubai (dentro de dos semanas) y para el Europeo en marzo en España”, explica Jesús del Moral, el seleccionador.

marca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*