Antonio Espinós

ANTONIO ESPINÓS: «La máxima percepción a que puede llegar un deporte es en el olimpismo»

ANTONIO ESPINÓS: «La máxima percepción a que puede llegar un deporte es en el olimpismo»

Hace 19 años que ocupa el cargo. Fue elegido por primera vez presidente de la Federación Mundial de Karate en 1998 y uno de sus principales objetivos era que este arte marcial fuera disciplina olímpica. Es un sueño hecho realidad, ya que este mismo año se confirmó que estará presente en el programa de Tokio en 2020. El próximo reto que se marca es que se pueda mantener en las próximas ediciones de este evento de la máxima relevancia, y con lo que se espera dar un salto cuantitativo de practicantes en todo el planeta.

-Andorra ha acogido la cuarta edición del Campeonato de Europa de los Pequeños Estados. Que le parece que existan este tipo de eventos?
-Es una iniciativa excelente. A estas federaciones, que son pequeñas y relativamente modestas, les da una oportunidad que no les dan los grandes campeonatos que tenemos en la federación mundial. Es la herramienta ideal para progresar, prepararse y coger experiencia. De hecho, los resultado está a la vista por el éxito que tiene este campeonato.

-¿Qué papel tienen las federaciones de los pequeños países a nivel mundial?
-Son federaciones muy importantes, incluso a nivel político. Estas nueve son un 20% de las que hay en un congreso de la federación europea y tienen una parte muy importante a jugar. Un Campeonato de los Pequeños Estados sirve como un escalón previo a la selección de competidores que destaquen para poder escalar a otros niveles y participar en las ligas, o clasificarse para unos Juegos Olímpicos o los de la Juventud. Siempre habrá un competidor de los pequeños estados que gracias a la experiencia y haber podido destacar en este campeonato pueda escalar nuevos niveles. De hecho, hay federaciones de estas que compiten sólo aquí prácticamente porque no tienen atletas de suficiente calidad como para participar en otros eventos. Esto les puede servir para algún día tenerla.

-¿Cómo valora el trabajo que se está haciendo en Andorra a nivel de karate?
-Es extraordinario. Dice mucho que aquí se celebre un campeonato como este con más de 400 competidores y con una participación activa del país como nunca ha habido. Xavier Herver le ha dado un nuevo impulso al karate en Andorra y ha hecho lo que parecía que no se pudiera conseguir aquí. Tiene un papel muy importante en la decisión de la aprobación que el karate sea los Juegos de los Pequeños Estados en 2021 en Andorra. Gracias a él se ha conseguido. Es una tarea de todos, pero entre él y el presidente del Comité Olímpico Andorrano ha alcanzado.

-Es una quimera pensar que algún día pueda haber un medallista andorrano en un gran evento como un Europeo, Mundial o Juegos Olímpicos?
-No es ninguna quimera. De hecho, hay muchos casos de federaciones que no tienen grandes competidores pero que de vez en cuando tienen algún que ha quedado campeón del mundo o ha tenido alguna medalla en estas grandes competiciones. Lo que tienen que hacer es cuando detecten uno que tenga un potencial suficiente, inviertan en él, y que coja experiencia en eventos de mayor nivel de la federación mundial. Este es el sistema. La detección del deportista es muy importante para poder aprovechar los recursos que siempre son limitados. Si se invierte en él ese día habrá opción de conseguir algo importante en un futuro.

-El karate será en Tokio 2020. Que significa formar parte del programa de los Juegos Olímpicos?
-Muchísimo. La máxima percepción a que puede llegar un deporte es en el olimpismo. Es la concepción de la opinión pública, social y del colectivo de cualquier deporte. Conseguirlo da unas energías y un impulso enorme desde el primer momento. Ha pasado un año y ya lo estamos notando en la participación en los eventos de nuestra liga, que tiene dos niveles, la Premier League y las Series A. Se está desbordando la participación, el dinamismo y el interés. Hemos notado un cambio enorme. Es lo que pensábamos, pero no que fuera tan rápido. El olimpismo se percibe por parte de todo el colectivo de la federación mundial como la cúspide de lo que pueda un obtener.

-Con la cantidades de licencias que hay a nivel mundial de karate, porque ha costado tanto la entrada a los Juegos Olímpicos?
-Es una historia muy larga. Si yo soy presidente de la federación mundial es porque hasta el año 1999 la federación mundial de karate no consiguió el reconocimiento del COI, que es la condición necesaria para ser un día olímpico. La había perdido en 1992 y lo recuperó un año después de que yo fuera elegido presidente. Llegamos en un momento en que los Juegos Olímpicos de Sidney del 2000 tenían 28 deportes y es muy difícil entrar en el programa olímpico, prácticamente para que entre un deporte tiene que salir otro. Si hubiéramos llegado 10 o 15 años antes, cuando había 20, hubiera sido mucho más fácil. Llegamos a un momento muy difícil.
El karate cumple todas las condiciones, que espero que se puedan demostrar, que da un gran valor añadido al programa 2020 en Tokio y nos sirva para mantenernos. La dimensión de los Juegos Olímpicos ya no es demasiado expandible, el gigantismo es enorme y deben ser deportes que tengan un formato con pocos competidores y que no necesiten una instalación adicional. En cualquier ciudad del mundo nos encontramos alguna adecuada para la práctica del karate, que puede adaptarse a diferentes deportes del programa olímpico. Tenemos unas ventajas en bajo coste, las instalaciones no son ningún problema, podemos hacer la competición en dos o tres días y llevar unos ochenta competidores entre todas las categorías. Todo son ventajas. Fácil no es y una prueba es la cantidad de deportes que están esperando para ser olímpicos y no lo consiguen. Nosotros lo hemos logrado y ahora lo que tenemos que hacer es mantenernos.

 

 

 

elperiodic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =