[CERRAR]
¿Conoces nuestra escuela de arbitraje?
30 julio, 2021
Alexandra Recchia: campeona mundial de karate y abogada laboralista

Alexandra Recchia: campeona mundial de karate y abogada laboralista

Alexandra Recchia: campeona mundial de karate y abogada laboralista

0
(0)

Lejos del brillo y el glamour de los Juegos Olímpicos, decenas de atletas subvencionan sus rutinas de entrenamiento diarias con otros trabajos. Tokio 2020 analiza a varios deportistas dispuestos a triunfar el próximo verano y qué roles tienen fuera de la competición. Esta semana, presentamos a una karateca francesa, cinco veces campeona mundial, quien también trabaja 50 horas semanales como abogada

Los detalles

  • Nombre: Alexandra Recchia
  • Edad: 32
  • País: Francia
  • Deporte: karate

Su vida de atleta

Tres meses antes del Campeonato Mundial de karate de 2016, Alexandra Recchia se preparaba para bajar el telón. En esta etapa de su carrera, tenía 28 años y había ganado todo lo que era posible: dos títulos mundiales por equipos (2010, 2012), un título mundial en kumite -50kg (2012); dos campeonatos de Europa (2013, 2017) y ocho medallas de oro en la Premier League, los eventos más prestigiosos del Circuito Mundial de Karate.

Esta última competencia iba a ser la despedida de la consumada atleta, antes de comenzar un nuevo capítulo en su vida. Pero la 129° Sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), celebrada entre el 4 y 6 de agosto de 2016, cambió sus planes por completo.

“Había planeado ponerle fin a mi carrera en el karate después del Campeonato Mundial”, reconoce Recchia durante una entrevista con Tokio 2020. “Pero supe que el karate sería incluido en el programa Olímpico de Tokio 2020. Pensé mucho en ello”.

Fue al Campeonato Mundial en buena forma, sin saber qué sería de su futuro. Sin embargo, terminó el torneo con otros dos títulos mundiales, en individuales y equipos. En ese momento lo supo.

“Era imposible parar. Los Juegos Olímpicos son un sueño. He competido en todos los torneos posibles y lo he ganado todo. La única competición que me falta son los Juegos Olímpicos. Quiero terminar mi carrera con este objetivo. Continué compitiendo por esa única razón”.

A sus 32 años, se encuentra vigésima en el ránking Olímpico, categoría -55kg, y competirá en el Preolímpico de París el próximo mes de junio, con la intención de conseguir su boleto a Tokio 2020 y cumplir su sueño dorado.

“Quiero ganar la medalla de oro. Pero, siendo sincera, aceptaría cualquier tipo de medalla”.

Su vida profesional

En octubre de 2016, mes en que aseguró su segundo título mundial, la francesa también logró algo más: un certificado para ejercer como abogada en Francia. Sí, Alexandra Recchia obtuvo uno de los títulos más difíciles del mundo siendo, al mismo tiempo, una atleta de élite y campeona mundial. Es un desafío que pocos sueñan con enfrentar, pero para la francesa es, en verdad, lo que le ayudó a mantenerse en su mejor versión.

Cuatro años antes, se había graduado con un Máster de una universidad especializada en Derecho. Fue el mismo año cuando ganó su primer título mundial en una prueba individual.

“Me di cuenta de que logro mis mejores resultados cuando más me desafío”, dice Recchia.

Actualmente trabaja a tiempo completo como abogada laboralista. Defiende a personas que son despedidas de sus trabajos por causas relacionadas al bajo desempeño y faltas graves.

Asumió el cargo en noviembre de 2020, luego de tres años de dedicarse enteramente al deporte. Ahora trabaja unas 50 horas a la semana mientras se prepara para Tokio 2020.

Siempre en movimiento, comenzó entrenando después del trabajo, pero pronto necesitó adaptar sus horarios porque le era muy difícil dar lo mejor en los entrenamientos luego de una jornada agotadora.

“Ahora entreno de 07:15 a 08:30, antes de ir al trabajo cerca de las 10:00”, dice Recchia, desde la sala de reprografía a donde fue inmediatamente al llegar a la oficina. “A ese ritmo, puedo terminar cuando quiera”.

Al ser preguntada sobre cómo maneja tal cantidad de trabajo, su respuesta fue simple:

“Cuando estudias Derecho, siempre estás en este tipo de situaciones. Antes del examen, te puedes pasar toda la noche estudiando, dormir dos horas e ir al examen. Lo mismo con los exámenes de ingreso y el final de la facultad de Derecho. Son prácticamente 15 días de estudiar 22 horas diarias. Así que 10 horas al día no es demasiado”.

Comenzar a trabajar en noviembre pasado se debió, en parte, a que no encontraba con que retarse a sí misma, especialmente porque todas las competiciones, después de su victoria en el Abierto de Adidas en octubre -el primer torneo tras la pandemia-, fueron canceladas. Tras eso, ningún desafío fue lo suficientemente difícil para Recchia.

“Me despertaba sin metas, que era lo que me motivaba. En un momento, me afectó mentalmente. No estaba deprimida, pero lentamente me encaminaba hacia allí. El factor financiero me hizo tomar la decisión de aceptar el empleo. Y ahora he encontrado ese balance entre las actividades intectuales y deportivas, así como desafíos diarios”.

La abogacía no es algo que no tenga relación alguna con su vida como campeona de karate. De hecho, ella encuentra muchas similitudes entre ser una atleta y su trabajo.

“Está el aspecto de desempeño ante la audiencia en un juicio, el aspecto humano con el cliente, y eso es un gran reto. Debes saber cómo hacer malabares con tantas tareas también, y en karate, tienes que concentrarte en demasiadas cosas en una centésima de segundo”.

“Todo (sobre el karate) está en este trabajo”.

La vida de Recchia ahora consiste en atacar gente sobre el tatami y defender personas en la corte. Pero, en poco más de cinco meses, irá al ataque por su sueño Olímpico, antes de regresar, para siempre, hacia el lado de la defensa, con suerte con una medalla Olímpica en el cuello.

tokyo2020

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!