[CERRAR]
¿Conoces nuestra escuela de arbitraje?
31 julio, 2021
Tsusukete y Wakarete

Tsusukete y Wakarete

Tsusukete y Wakarete

5
(4)

Llevo tiempo para escribir un artículo sobre las últimas incorporaciones al reglamento de arbitraje WKF, un tiempo que no he tenido hasta ahora.

Estoy completamente en contra de estar cambiando los reglamentos cada 15 días, o lo que es peor cada nueva situación en un campeonato. No es buena práctica estar legislando a salto de mata, lo que cada vez que hay un crimen atróz llamamos: “legislar en caliente”. Las normas deben hacerse en frío y previendo todas las posibles circunstancias que surjan.
Aún así, es seguro que habrá que hacer ajustes, pero deberían ser mínimos y duraderos en el tiempo. El método de prueba y error valía para las catedrales góticas, no para las reglas. Las sociedades cambian y las leyes deben cambiar con ellas, pero eso no ocurre en el corto plazo; las modas sólo son modas.

Yendo al tema de éste artículo, estas dos herramientas se crearon fundamentalmente para evitar tener que amonestar y, no menos importante, estar deteniendo el encuentro constantemente.

El tiempo de combate de 5 minutos en finales se mostró ineficáz, pues los competidores, al igual que el agua, buscan el camino más sencillo e, independientemente de la duración de un encuentro, únicamente trabajan seriamente en el último minuto. Esto se ha podido apreciar con el último cambio de las fémeninas a 3 minutos en vez de 2, algo que me parece muy bien, dicho sea de paso; antes estaban un minuto de espera y un minuto trabajando, ahora son dos y uno.

Como los combates resultaban tremendamente aburridos, se decidió que había que amonestarles por pasividad cada 15 segundos, sin tener en cuenta que, con una aplicación rigurosa, a los 45 segundos ya se encontrarían ambos con Hansoku Chui y habría que ser un loco o muy valiente para expulsar a ambos de un combate por falta de combatividad en ese minuto quince en femenino o dos minutos quince en masculino que todavía restaba.

Así pués, esos 15 segundos iniciales, se hicieron de goma y se dejó al albedrío del árbitro poderlos modular e interpretar, así, si las cosas no salían como se deseaban ya tenían a quién ajusticiar.

El problema de una doble descalificación viene porque las amonestaciones son finitas y a la cuarta coges tus protecciones y te vas para casa, así que se creó una amonestación “de amiguetes” no escalable y aplicable sin límite. Porque ésto es lo que es el TSUSUKETE: “pegaros u os voy a amonestar”, con lo cuál las 4 amonestaciones se estiran a voluntad, los combates son más dinámicos y se producen menos interrupciones. No lo digo yo, lo dice el reglamento:

Para facilitar el desarrollo fluido del encuentro y en caso de que queden más de 15 segundos del encuentro, los Árbitros podrán instar informalmente a los competidores que inicien la actividad

tsusukete

¡A MÍ ME PARECE BIEN!

Otro tanto ha pasado con el WAKARETE. Infinidad de veces, después de un intento de barrido o de un ataque, los competidores se quedan pegados sin hacer nada y con miedo a separarse o soltarse para no recibir un ataque sorpresivo: mala cosa es tener a un cocodrilo sujeto por la boca, pues no sabes cómo seguir sujetándole, ni cómo soltarle.
La expresión significa: ¡separénse!, y ésto es lo que deben hacer. Va implícita una tregua de un instante para ejecutar la orden arbitral.

wakarete

¡A MÍ ME PARECE BIEN!

A ver el tiempo que pasa hasta que los competidores, que se las saben todas, provoquen esa orden para sacar beneficio durante la separación. Seguro que habría una adenda en las reglas para normativizar la tregua de la que hablaba.

Creo que se ha interpretado mal el sentido del WAKARETE, es exclusivamente para las situaciones que he mencionado anteriormente. Si uno se abraza al oponente para salir de un más que probable jogai, agarra con ambas manos para impedir el ataque del contrario, intenta barrer de manera irregular, etc, ésto no merece un aviso de amiguetes, ya se ha vulnerado el reglamento y merece una amonestación o una penalización.

Para reconocer fácil cuando se merece un C2 y cuando un WAKARETE, si son ambos los que van a tener que ser amonestados por no saber salir de esa situación arriesgada, se da el WAKARETE. No hay ventaja para ninguno de los dos, y evitamos una situación potencialmente peligrosa y, desde luego poco edificante desde el punto de vista del espectáculo.
Si es uno de ellos el que sale beneficiado, le aplicamos el C2. Ello no quita que pueda haber alguna situación en que ambos merezcan una penalización, pero van a ser tan raras como los tréboles de 4 hojas.

Bueno, que me voy del tema por el que he escrito éste artículo, como me pasa casi siempre. He decidido escribirlo por ésto:

ARTÍCULO 9:ADVERTENCIAS Y PENALIZACIONES

Para facilitar el desarrollo fluido del encuentro y en caso de que queden más de 15 segundos del encuentro, los Árbitros podrán instar informalmente a los competidores que inicien la actividad a través de un gesto (el mismo que se utiliza para que los competidores suban al tatami o se desplacen hacia delante sobre el mismo), en combinación con la orden “TSUZUKETE”y deshacer el agarre (utilizando el gesto habitual para que los competidores retrocedan sobre el tatami) junto con la orden de “WAKARETE”, ambas cosas sin detener el tiempo.

Quiere ésto decir que NO se puede dar (TSUSUKETE/WAKARETE) durante el atosibaraku, que por otra parte, son menos de 15 segundos. Si vemos 15 en el marcador, NO hemos entrado en el atosibaraku.
En cualquier caso, ésto entra en contradicción con el espíritu de la ley.

atosibaraku

Pasividad no se puede dar durante el atosibaraku, con buen criterio, pues en éste periodo las penalizaciones son más graves que durante el resto del encuentro, algo que, por otra parte sería muy discutible en una competición deportiva. En baloncesto, en los últimos menos de 15 segundos no te dan las 5 personales de golpe, ni te sacan roja en fútbol por una falta cometida durante esos últimos instantes………pero ya me estoy yendo del tema otra vez.

ARTÍCULO 8:COMPORTAMIENTO PROHIBIDO

CATEGORÍA 2

5. Pasividad -no intentar entrar en combate. (No se puede dar cuando queden menos de 15 segundos para finalizar el encuentro).

Por lo tanto, tiene sentido no dar el TSUSUKETE durante el atosibaraku, pues, si ignoraran el aviso, habría que amonestarles o penalizarles, pudiendo decidir el combate por ésta acción.
Si hablamos de WAKARETE, la situación es opuesta; durante éste periodo es más necesario que en cualquier otro momento del combate evitar una amonestación o penalización que pueda resultar decisiva para decantar el combate y que éste se resuelva por puntos, que es como debe ser siempre. A éstas alturas del combate los casilleros de amonestaciones suelen estar al límite antes de la expulsión, y evitar situaciones punibles debería ser un plus.

Los combates deben ganarse por acciones positivas, no negativas (aunque no siempre es posible), motivo que llevó a eliminar los puntos conseguidos por penalizaciones hace ya tiempo.

Como dijo mi tocayo: “siempre negativo, nunca positivo”.

¡Seamos positivos!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!