Jose Luis Ramirez

Regla del karate: para competir hay que estudiar

En 1995, Ángel Acosta, en ese entonces presidente de la Federación Dominicana de Karate (Fedokarate), afirmaba que era de obligación para los atletas de esa disciplina poder prepararse académicamente.

Ese llamado lo hacía porque entendía que el karate es un deporte de ciclo corto, pero si se tenía una carrera profesional, la vida en ellos se les hacía más fácil cuando pasaran los días de gloria.

Y tuvo razón haciendo esa afirmación. Hoy en día del karate han salido varios atletas que les han servido a la sociedad desde diferentes áreas gracias a un programa que implementó Fedokarate en 1995 y del que su actual presidente, José Luis Ramírez (Borola), lleva a cabo entre los atletas que conforman las diferentes selecciones de esa disciplina.

“Por experiencia propia, nuestros grandes atletas después que terminan sus carreras en el deporte pasan a la vida pública, donde después los vemos en la indigencia o pidiendo una pensión de cuatro o cinco mil pesos mensuales porque no lograron prepararse académicamente durante su estancia en el deporte”, expresó Ramírez.

Indicó que esos atletas que obtuvieron importantes lauros en el deporte y que pusieron a toda una nación en expectativa, después se convierten en “grandes problemas sociales”.

“Con esa visión iniciamos ese proyecto en la federación y hoy en día, el 99 por ciento de los atletas de karate que se han retirado por su tiempo competitivo son todos profesionales. Todos los que están en las selecciones juveniles están estudiando en diferentes universidades del país. Ese es uno de los requisitos que le hacemos saber a cada uno de los atletas, que si quieren entrar al karate, tienen que estudiar a la misma vez”, indicó el federado deportivo.

Citó los casos de Heidy Rodríguez, quien es doctora, con especialidad en medicina familiar; Sterling Félix, ingeniero y primer medallista de oro en unos Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1998 en Venezuela; Rusber Salomón en psicología; Ana Montilla, licenciada en farmacéutica, y Ana Villanueva, quien es contadora.

“Es doloroso ver que mañana yo me retire de la federación de karate y que vea a un atleta de alta competición que puso a la República Dominicana en un gran sitial en eventos internacionales, pidiendo en la calle. Eso no es posible y más en un país como el nuestro en donde no hay garantía social tanto para el hombre como para la mujer”, dijo.

En el caso de Heidy, es la única de ese grupo que ocupa un sitial en el nicho de la inmortalidad del deporte dominicano.

“En la vida todo se puede. Si le pones empeño a lo que en realidad quieres lo puedes lograr. Yo estudiaba y a la vez también incursionaba en el karate. Me levantaba a las cuatro de la mañana para irme desde La Vega hasta Santo Domingo a entrenar y estudiar también. Gracias a Dios que me retiré con una profesión académica de la que disfruto mucho”, manifestó Rodríguez durante su exaltación el pasado 15 del presente mes.

En la universidad

Ramírez manifestó que dentro de la selección también hay una camada de atletas que actualmente están cursando carreras en diferentes centros de altos estudios, entre los que citó Pamela Rodríguez, Leidy de León, Thalía Terrero, Anderson Soriano (sustituto de Dionisio Gustavo), Félix Morla.

“Es fundamental el que estos muchachos estén incursionando en los estudios porque una vez su ciclo como atleta culmine, puedan estar insertados en la sociedad desde diferentes áreas como ha sucedido con muchos que pasaron por el karate dominicano. No queremos que en el mañana ellos se conviertan en indigentes por no prepararse académicamente”, sostuvo. Dijo que ha habido casos de nuevos integrantes que, por no estudiar, no fueron admitidos a las diferentes selecciones. “Una vez estos muestren certificación de que están estudiando, entonces lo ingresamos a este deporte. Son muchos los casos que hemos tenido de este tipo”, apuntó.

Motivación

El federado y miembro del Comité Olímpico Dominicano (COD), señaló que la federación, cada cierto tiempo, realiza encuentros motivacionales de exkaratecas que lograron títulos universitarios con los nuevos talentos. “Les traemos personas que, por mucho tiempo, estuvieron ligadas al karate. Cada uno de ellos les habla, les orienta de la necesidad de continuar sus estudios para cuando una vez se retiren tengan la oportunidad de servirle a la sociedad dominicana”, expresó Ramírez.

Salomón: “La educación es vital en el ser humano”

Rusber Salomón es graduado en Psicología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Se graduó en octubre de 2012. “La educación es algo vital en el ser humano y le pido a los atletas que aprovechen los estudios para que logren una carrera universitaria”, expone Salomón, nativo de Samaná. Exclamó que es un gran sacrificio, pero nada en la vida es fácil y hay que aprovechar la juventud para alcanzar esa meta.

 

elcaribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =