Peligra el Futuro del Karate en República Dominicana

fedokarate
fedokarate

Desde que el maestro de maestros Felton Messina organizo el karate en santo domingo, esta disciplina marcial ha ido en desarrollo, gracias a la entrega y dedicación de miles de hombres y de mujeres que a través de los años han hechos sus aportes, entre estos podemos mencionar al fenecido Maestro de Maestros Miguel Peña, al maestro Fernando Meran (Nano), a la Inmortal del Deporte Dominicano Dra. Heidy Rodríguez, al Lic. Rubel Salomón, a la Licda. Ana Villanueva (Nory), al maestro Dionisio Gustavo (violín), por mencionar algunos nombres de karatecas que han contribuido como maestros y como atletas destacados.

Este sacrificio, de todos, ha posicionado el karate Dominicano, en la elite del karate de América, por la gallardía que caractiza al competidor Quisqueyano, nuestro Fernando Meran (Nano) fue uno de los primeros en destacar en competencias mundiales llegando invito a pelear en la ronda semifinal en el torneo mundial de karate Alemania 2000, luego de esto nuestra Ana Villanueva (Nory) obtuvo medalla de Bronce en Francia 2014; este era el evento más importante de karate a nivel mundial, a razón de que el karate no era un deporte olímpico, como lo es en la actualidad.

Si bien es cierto que nuestros entrenadores y atletas han ido avanzando, nuestros árbitros han sido la excepción, al punto tal, que el torneo de mayor nivel celebrado en la República Dominicana usa árbitros del extranjero para evitar conflictos, esta mala práctica lleva ya mucho tiempo y según el panorama está muy lejano el día, en el que árbitros criollos puedan impartir justicia a la hora de una competición sea kata o kumite, en virtud a que en los últimos eventos de karate en especial en las categorías infantiles se ha podido apreciar la parcialidad y el pobre desempeño de los ya mencionados, esto ha provocado la frustración de niños, padres, entrenadores y hasta los mismos organizadores de eventos.

En pleno siglo xxi, en nuestro país, no debería ser una queja, que el arbitraje motive a los padres a impedir la participación de sus hijos en tal o cual torneo, sin importar la buena instalaciones, las facilidades y las premiaciones; que atletas al comparar los video de sus competiciones, digan “pero también te hicieron lo mismo, así no se puede competir”; que las banderas salgan como olas, árbitros dormidos a pesar del escándalo, provocando la alteración del orden y que los organizadores tengan que verse bajo la incógnita de si podrá volver a realizar su evento el próximo año y tener participantes…

Es tiempo de poner un alto a esta realidad que tanto daño nos hace a los que consideramos el karate como sustento de vida, sería bueno que el comité ejecutivo de la Federación Dominicana de Karate junto a las distintas asociaciones de karate a nivel nacional, hagan una asamblea de la cual pueda salir la creación de una nueva generación de árbitros, los cuales puedan impartir justicia no solo en el patio sino también en el extranjero y garantizar así un desarrollo sostenido de nuestro arte marcial.

 

 

reddenoticias

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*