Las nuevas promesas del kárate ibicenco piden paso

Las nuevas promesas del kárate ibicenco piden paso

«El trabajo que hacen los clubes está dando resultado», asegura Pepe Torres, delegado insular

El kárate ibicenco tiene futuro. Lo dicen los resultados de varias de las grandes promesas que vienen apretando fuerte desde abajo y que, si continúan en la misma línea de trabajo, representarán el relevo generacional perfecto para Cristina Ferrer, que es actualmente la referente ibicenca en categoría sénior tras la retirada de Irene Colomar en 2015. Karatecas como las hermanas Maite y Nieves Villacorta, de categoría júnior y ambas del Samyd, además de los cadetes César Martín (Samyd) y Toni Guasch (del club Karate Do) vienen pisando fuerte. Todos ellos han sido seleccionados para la concentración nacional que se disputará entre el 21 y el 23 de diciembre en Madrid.

La Real Federación Española de Kárate (RFEK) no los pierde de vista y con esta convocatoria ha puesto el foco en todos ellos, que se posicionan así para intentar estar en el Campeonato de Europa de las categorías júnior, cadete y sub-21 en Aalborg (Dinamarca) entre los días 8 y 10 de febrero de 2019.

La convocatoria ha llenado de orgullo a la delegación insular de kárate, que dirige Pepe Torres. Asegura que es «una gran satisfacción» que haya nuevos valores porque tras el «cambio generacional» vivido por el kárate ibicenco era muy «difícil» que surgieran tantos karatecas y tan buenos. Ellos recogen el testigo de los que destacaron en el pasado como Irene Colomar, Víctor Aranguren, Pedro Román o Dora Córdoba, entre otros.

«El trabajo que hacen los clubes está dando resultado, pero también la experiencia de los karatecas veteranos y la aportación de los anteriores campeones [como Irene Colomar, ahora entrenadora] que hacen un trasvase de sus conocimientos», declara Torres.

El delegado insular asegura también que los elegidos por la RFEK «tienen nivel para estar en los Campeonatos de Europa», aunque considera también que «es difícil» que puedan acudir los cuatro preseleccionados para la concentración nacional.

La más ‘veterana’

Para Maite Villacorta no es nuevo lo de estar en una concentración nacional. De hecho, tras dos de ellas acabó participando en un Europeo cadete y en un Mundial júnior. La ibicenca considera que acudir a citas internacionales «es una oportunidad increíble porque te da la oportunidad de vivir experiencias únicas y conocer la cultura de otros países».

Maite, que ha sumado dos platas en la Liga Nacional de este año además de un segundo puesto en el Estatal júnior, espera poder ser elegida para el Europeo de Aalborg pero tiene claro que debe «dar el máximo» en la concentración nacional. «Lo que tenga que salir saldrá», comenta la ibicenca, que considera que en Ibiza se están consiguiendo «resultados alucinantes» con el kárate a pesar de no ser demasiada gente. «Se ve que se está haciendo un gran trabajo. Hay relevo generacional», dice.

Una de las rivales de Maite en la preselección española será su hermana Nieves, a la que las lesiones en una rodilla le han impedido brillar como le hubiera gustado. No ha conseguido medallas en este 2018, pero la llamada de la RFEK le ha dado ánimo. El pundonor demostrado por la isleña en el Nacional, sobreponiéndose a sus problemas físicos, caló en el seleccionador, que quiere verla de nuevo en acción. Nieves reconoce que será «complicado» que pueda acudir al Europeo, pero «la posibilidad está ahí», comenta la balear, que se estrena en una concentración de estas características.

El que también vivirá su primera experiencia en una citación con el equipo nacional será César Martín, recientemente campeón global de la Liga Nacional de kárate cadete en el peso de -63 kilos. Esta gran actuación ha hecho que el seleccionador se haya fijado en él, a pesar de que no destacó en el Nacional. «Justo me lo han dicho esta mañana y me he puesto muy contento», señala Martín, que asegura también que lo va a dar todo para intentar estar en el Europeo.

Por su parte, Toni Guasch, subcampeón de España cadete en kumite de +70 kilos, está eufórico. «Llevo tres años compitiendo al nivel en el que estoy ahora, y que me digan que voy con la selección española es un chute de motivación muy grande», señala el ibicenco, que asegura que hará «lo que pueda» para estar en la cita continental. Para Guasch es una «muy buena señal» que haya cuatro ibicencos citados para la concentración nacional y cree que este «es uno de los mejores años» del kárate ibicenco.

Irene Colomar, entrenadora de los karatecas del Samyd, afirma que el kárate ibicenco saca buenos deportistas porque «Pepe Torres y Fernando Pérez [este último entrenador] siempre han estado ahí». «Para nosotros es un orgullo, pero la clave es trabajo, trabajo y más trabajo».

Mientras, Toni García, técnico de Toni Guasch, sabe que su pupilo lo tendrá difícil en la concentración, pero está muy satisfecho del rendimiento que está dando.

 

 

 

 

diariodeibiza