Sandra Sánchez: la heroína silenciosa

Sandra Sánchez: la heroína silenciosa
Sandra Sánchez: la heroína silenciosa

Es la baza más sólida a medalla en los Juegos de Tokio

El carácter olímpico de un deporte no profesional condiciona de una manera trascendental toda su existencia. Y también la de sus héroes. Sus carreras profesionales no suelen ocupar las letras gruesas, sus éxitos no adquieren el valor que merecerían y el aplauso se queda en el primer círculo. De ahí que el kárate se indignase cuando sin haber aún probado la fórmula, ya ha quedado excluido del programa olímpico de París 2024.

Estas connotaciones han opacado la figura de Sandra Sánchez, campeona del mundo y cinco veces campeona de Europa, cuando es la baza más segura a medalla para España, junto a Damián Quintero, a 262 días de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Fue sintomático que fuera ella, y no un medio, la que anunció en las redes que ya tenía el billete para la cita de este verano. Es difícil encontrar otro caso similar en todo el panorama nacional, plagado de blogs, diarios, influencers que informan de cada paso que da cada deportista.Es verdad que es el vehículo que ahora usan muchas de las estrellas, pero no para noticias de este calado. Es una heroína silenciosa. Que cada día lo es un poco menos.

Reconocida como la mejor karateka de la historia en katas, Sandra lleva casi un lustro como la referencia mundial en el apartado de figuras. En otros países donde el monocultivo del fútbol no fuera tan intenso, su figura sería gigantesca, pero aquí hasta ahora sus logros no trascienden más allá de las páginas de polideportivo, las que quienes se han criado en esa sección las bautizaron hace años como la parte de atrás.

El muñeco tuerto

Sánchez es un ejemplo de superación. Se lo recuerda cada día el muñeco tuerto que se trajo de Japón y cuya minusvalía le recuerda que hay que esforzarse para cumplir un propósito. Ella se los pone altísimos como unos Juegos Olímpicos o un Mundial. Nunca se ha rendido. Como dice ella “el viaje continúa, persigo mis sueños”.

Sandra Sánchez y Jesús del Moral.

El carácter local de su archirrival, la japonesa Kiyou Shimizu, le sitúa en las quinielas de Tokio en la plata. Su desafío es mayúsculo. Pero desde la primera posición del ranking mundial, la karateka de Talavera de la Reina no se va a dar por vencida.

Tras Sandra hay un técnico extraordinario, Jesús del Moral. Dicen quienes le conocen que por espíritu innovador, la búsqueda del detalle que provoque el terremoto, podría estar encuadrado en esa nómina de grupo de genios al lado de las megaestrellas que engloba a Toni Nadal, Vergnoux, Fernando Rivas… Al menos vanguardista lo es.

El kárate, un deporte que en España siempre ha tenido grandes campeones como los hermanos Egea, Rozalén…, está ante un año trascendental en visibilidad. Luego lo desposeerán de los aros olímpicos, pero es indudable que con el tamaño de campeones como Sandra algo de poso va a quedar. Que en este país ya van por más de 70.000 practicantes. En el G-12 nacional.

marca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.