«Quiero colgarme una medalla en Tokio porque puede ser la única oportunidad»

El torremolinense se colgó el oro el pasado domingo en la última cita del año y logró asegurar su presencia en los próximos Juegos Olímpicos

Los planes le salen a pedir de boca al malagueño Damián Quintero. Buscaba certificar su plaza en los próximos Juegos de Tokio 2020 antes de que se cerrara este año y lo consiguió durante el fin de semana en la Premier League de Madrid, donde además se colgó la medalla de oro y ascendió al número uno del ránking mundial de la World Karate Federation, por delante de su archienemigo, el japonés Ryo Kiyuna.

El torremolinense necesitaba quedar solamente por delante del alemán Ilja Smorguner en la cita del pasado fin de semana que se celebraba en el Madrid Arena y así fue el mismo sábado. Quintero encabezó las tres primeras rondas mientras que Smorguner se quedó fuera de las cuatro primeras plazas que daban acceso a la segunda ronda, asegurando al español su pase a Tokio. Pero aquí no quedaba todo. El domingo, en la final de la competición de katas, al karateca español le tocaba medirse con el turco Ali Sofuoglu.

Sofuoglu sumó 25,92 puntos, que fueron superados por Damián Quintero con un kata Suparinpei, por el que recibió una puntuación de 26,12, proclamándose así campeón de esta prueba del circuito. Con este oro, el malagueño ponía fin a la temporada de la mejor manera posible y se colocaba en lo más alto del kárate mundial. Hoy martes estará de nuevo en su tierra para una visita exprés en la gala de inauguración de la Capitalidad Europea del Deporte Málaga 2020, en el que es sin duda un referente.

–Cerró el año competitivo por todo lo alto. Olímpico de manera oficial y de nuevo número uno del mundo. ¿Cuáles son sus sensaciones el día después de todo lo vivido?

–Muy agradecido y contento. Al final estuvimos pendientes de poder certificarlo antes de que acabara 2019 y así lo hicimos. Era muy complicado que fallara con todas las pruebas que me quedaban por delante, pero poder certificarlo ahora y aquí en casa es mucho mejor. Ya lo he conseguido, estoy dentro y ahora a seguir adelante con el trabajo porque una cosa es clasificarme, y otra cosa, prepararse para luchar por una medalla.

–Una superación añadida, certificar su plaza en la última cita del año y en el torneo de Madrid.

–Sí, el objetivo era ese, cerrarlo todo antes de que acabara 2019 para tener más meses de aquí a agosto para planificar bien la competición.

–¿Y ahorrarse alguna prueba?

–Exactamente, aunque, bueno, quizás no. Lo iremos viendo. Pero, sobre todo, el poder ir probando cosas sin estar pendiente solo de sacar puntos. Podemos cambiar estrategias y tener mucho más tiempo.

–¿Cómo encajó ese logro?

–Estaba todo muy calculado y sabía que si fallaba el compañero de Alemania pues estaba dentro e incluso salí a las semifinales con más ganas. Fue raro estar compitiendo y a la vez estar pendiente de lo que acontecía en el resto del torneo.

–Supongo que le siguió una buena celebración…

–Sí, el domingo celebramos el oro y la clasificación (describe conteníendose y entre risas). Fue todo muy buen resultado. Ya estamos contentos por estar dentro y somos conscientes de que hay que seguir trabajando, pero ahora con mucha más calma. Ya las miradas están puestas en el próximo mes de agosto.

–Con el oro en Madrid sigue su amenaza al uno del mundo, el japonés Ryo Kiyuna, que además será anfitrión en los Juegos de Tokio. ¿Es una motivación especial poder conseguir arrebatarle el oro en su propia casa?

–Será muy complicado. En Tokio será muy duro, sobre todo en un deporte como el mío, que al final es muy subjetivo en cuestiones arbitrales, pero al final cada uno saldrá a competir en su momento en el tatami, que es lo que suelo hacer yo. Y que luego los demás decidan. Creo que es complicado, pero no imposible. Creo que este año va a ser bueno para ir recortando distancias y meter el ‘hacha’ en agosto (ríe).

–¿Ya ha pensado cómo serán sus primeros Juegos?

–Sinceramente, subirme al tatami y conseguir la medalla. Todo el mundo habla de la experiencia y eso, pero si es verdad que eso lo viviré con mucha ilusión. Lo que quiero es una medalla porque puede ser histórica viendo que para París 2014 mi deporte se queda fuera. Puede ser la única oportunidad para conseguirla.

diariosur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.